Según informó la empresa, dos de los afectados resultaron con lesiones graves. El presidente de Federación de Sindicatos de Metro (Fesimetro), Eric Campos, criticó a Metro por estar “usando a los trabajadores para planes de erradicación totalmente improvisados”.

Con al menos ocho vigilantes lesionados culminó un operativo de desalojo de vendedores ambulantes realizado esta tarde en la estación Ñuñoa de la Línea 6 del Metro, según informaron desde la empresa, en un hecho que fue repudiado por los trabajadores del ferrocarril metropolitano al acusar a Metro de poner en riesgo a sus trabajadores por utilizar “planes de erradicación totalmente improvisados”.

Inicialmente, Metro informó a través de su cuenta de Twitter el cierre de la estación Ñuñoa a las 20.13, por “operativo de control de ambulantes”, para luego señalar que la red se encontraba disponible en su totalidad a las 20.21 horas.

Pasadas las 22 horas, a través de la misma red social y tras conocerse los hechos, la empresa manifestó: “Repudiamos las agresiones sufridas por ocho personas de nuestro equipo de seguridad, quienes fueron golpeados con fierros por comerciantes ambulantes en estación Ñuñoa. Dos de ellos fueron trasladados con lesiones graves a un centro asistencial por golpes en la cabeza y un corte”.